Echa un vistazo al interior del iPhone 12 y 12 Pro

Echa un vistazo al interior del iPhone 12 y 12 Pro



Los especialistas en reparación de IFixit obtuvieron información interesante del desmontaje del iPhone 12 y el iPhone 12 Pro y descubrieron que los dos iPhones tienen mucho en común, más allá del Procesador A14 Bionic.

Los especialistas en reparación, que no son particularmente populares entre Apple y, por lo tanto, siempre tienen que comprar iPhones ellos mismos para desmontarlos, ya han desmontado el iPhone 12 y el 12 Pro. Durante el desmontaje en vivo que iFixit transmitió a YouTube (abajo), surgieron algunos aspectos interesantes.

El iPhone 12 y el iPhone 12 Pro tienen varios componentes en común, como la pantalla, que puede intercambiarse de un dispositivo a otro, aunque El iPhone 12 Pro es un poco más brillante.

Como ya se puede ver en las fotos del producto, el hueco de la cámara trasera es el mismo en ambos iPhones, por lo que las mismas cubiertas pueden caber tanto en el 12 como en el 12 Pro. . Sin embargo, el iPhone 12 Pro en realidad tiene otros dos componentes instalados: una cámara con zoom y un lidar. ¡Resulta que el iPhone 12 tiene un marcador de posición de plástico en lugar de este último!

El soporte de la tarjeta SIM de Apple, que iFixIt señala que se puede reparar fácilmente, se instaló en el otro lado para dejar espacio para la nueva placa base y es el mismo en ambos dispositivos.

El video también confirma que el iPhone 12, con sus 2.815 mAh, tiene una batería un poco más pequeña que el iPhone 11.

El video iFixIt muestra cómo Apple pudo hacer que los modelos de iPhone de este año fueran más delgados.

En general, los nuevos iPhones merecen un 6 de 10 en la escala iFixit en cuanto a reparabilidad. Esta es la misma puntuación que se le dio al iPhone 11.

Puede leer más sobre el desmontaje de iFixIt aquí.

Lea nuestro artículo sobre el iPhone 12 para obtener más información sobre el nuevo iPhone de Apple.

Este artículo incluye informes originales de Macworld Suecia y Macwelt. Traducción de Karen Haslam.

Deja un comentario